Hola de nuevo! Hoy os traigo unas propuestas para el «tummy time» con vuestros peques. ¿No sabéis lo que es el tummy time?

Entonces tenéis leer este post y empezar a practicarlo!

El «tummy time», conocido en castellano como «tiempo de barriga», es decir, poner al bebé boca abajo, con la barriga apoyada.

¿Por qué es importante practicar el tummy time?

Cuando colocamos el bebé con la barriga apoyada, le ayudamos a que poco a poco vaya fortaleciendo y desarrollando los músculos de su cuello y espalda, para después ir adquiriendo la capacidad de darse la vuelva, sentarse y gatear.

Practicar el tummy time también ayuda a prevenir la plagiocefalia, y a mejorar la tortícolis congénita, de la que ya os hablé en un post anterior.

¿Cómo practicar el tummy time?

Para practicar el tummy time debemos colocar al bebé sobre su barriga, pero no hace falta que sea siempre en el suelo , puede ser en las piernas o barriga de la persona adulta de referencia.

De hecho, hay bebés a los que estar tumbados en el suelo no les gusta, así que podemos hacer un tummy time encubierto e ir pasándolos al suelo, a medida que veamos que lo van tolerando.

Aprovecha momentos cotidianos para practicarlo, por ejemplo, el momento del cambio de pañal, o del masajito después del baño.

IMPORTANTE: No poner al bebé boca abajo a la hora de dormir. El tummy time se tiene que practicar siempre con supervisión.

Lo más importante a la hora de poner a nuestro bebé en esta posición es:

  • ✔Hacerlo cuando el bebé esté comido y feliz. Si está irritable o con hambre, se quejará y la actividad no será beneficiosa.
  • ✔Empezar con periodos cortos de tiempo e ir aumentando a medida que el bebé va creciendo.
  • ✔El bebé siempre tiene que estar bajo supervisión.
  • ✔Amenizar la actividad con música.
  • ✔Cambiar al bebé de posición cuando comience a quejarse

¿Cuándo empezar a practicarlo?

El tummy time se puede empezar a practicar desde el nacimiento, primero sólo un minuto. Y progresivamente podemos ir incrementando el tiempo, a medida que veamos que el peque lo va aceptando. Sobre los 4 meses, los peques ya pueden llegar a estar en esta posición unos 40 minutos.

Hay que tener en cuenta que siempre debemos respetar el ritmo de nuestro peque, y que debemos de parar la actividad si observamos que el peque no disfruta.

No hay que forzar a los bebés a estar en esta posición, pero sí hay que motivarlos. Por eso, os recomiendo que probéis las diferentes propuestas que os explico más abajo, y a medida que vuestro peque las vaya tolerando, que paséis a probar otra.

Propuestas para los primeros meses.

El tummy time tiene que ser un momento divertido para vuestro bebé. Podéis amenizar este momento con música, canciones o hablando a vuestro peque, para que simplemente escuche vuestra voz.

Para los primeros meses os propongo:

➡ Balanceo en horizontal

Coge a tu bebé en posición horizontal boca abajo y sujétalo por la barriga (la típica posición para los cólicos). Balancea a bebé mientras le cantas o le hablas.

Es ideal para las primeras semanas, cuando aún no aguantan la cabeza.

➡ Barriga con barriga

Colócate recostada, con la espalda un poco levantada y coloca al bebé sobre tu barriga y pecho. Sujétalo por las escápulas para que pueda moverse. Háblale, cántale y anímale a mirarte, de esa manera intentará levantar su cabeza.

➡ En caballito

Coloca al bebé sobre tus piernas; pueden estar las dos rodillas a la par, o una pierna puede estar más alta que la otra. Aguanta el culete o la espalda del bebé con una mano. Puedes animarle a levantarse con algún sonajero o hablándole.

➡ En el suelo

Coloca al bebé sobre su barriga en el suelo, es importante que sea una superficie dura y estable. Anímale con un sonajero o un juguete a mover su cabeza. También puedes colocar una toalla o manta enrollada debajo de sus axilas para ayudarle y que pueda estar más incorporado.

Esta actividad se puede hacer desde el nacimiento, asegúrate de que su cara mira para uno u otro lado. Lo de la toalla sería para más adelante, cuando ya se aguanta un poco solo.

Esta modalidad de tummy time va genial para los peques con tortícolis (nos la recomendó la fisio). Poco a poco puedes ir ayudándole a girar la cabeza para el lado que más le cuesta, siempre sin forzar si vemos que le molesta.

➡ En la pelota

Coloca a tu bebé boca abajo sobre una pelota de playa o de pilates que no esté hinchada del todo. Agárralo con seguridad, y mueve ligeramente la pelota hacia delante y hacia atrás, o de un lado a otro.

Hacer esta variante cuando los peques ya aguanten la cabeza sobre una superficie dura.

Espero que os sirvan estas propuestas y os pongáis a practicar el tummy time.

Prometo una próxima entrada con nuevas ideas para hacer más divertido el tummy time.