reproducción asistida

La historia de “Dos mamás y un mico”.

Hola de nuevo!

Hoy os traigo una nueva historia de Maternidad, la historia de dos mamás, Jéssica y Elena, que han luchado con todas sus fuerzas hasta conseguir el ansiado positivo.

Si queréis seguirlas más de cerca, podéis leer su historia más detallada en su blog  Dos mamás y un mico   o seguirlas en Instagram.

“Una década juntas da para mucho, y hemos crecido juntas. A lo largo de este tiempo yo siempre he querido tener hijos, pero mi mujer no, por eso en su día yo me plantee no tenerlos si tenía que renunciar a nuestra vida juntas. El tiempo fue pasando y la relación evolucionando, nos casamos, nos compramos nuestro piso, y una vez tuvimos nuestra casa, decidimos que en un año empezaríamos nuestro camino hacia la maternidad, ella estaba preparada, y ahora sí que quería ampliar la familia con un bebé. Así es como establecimos empezar en Septiembre del 2016, necesitábamos disfrutar de nuestro hogar, aunque ya llevábamos años de convivencia. Teníamos muy claro que nos tocaría recurrir a una clínica privada, y yo siempre había dicho que quería hacerlo a través de una Fecundación In Vitro (FIV).

Leer más

Capítulo 14. ¿La salida, por favor?

Hola chicas!

Volvemos con un nuevo capítulo de nuestra historia; damos un portazo y cerramos la puerta a la Seguridad Social.

Nos hemos sentido mal tratadas por los médicos y por el sistema que han montado alrededor de este tema. Creen que pueden jugar con las personas, pero no tienen en cuenta lo que sentimos. Os contamos el por qué.

Hace unas semanas Amanda recibió una llamada esperanzadora, nos contactaban del departamento de fertilidad del Hospital de Sant Pau dándonos cita con el Dr. X en una semana.

Leer más

Capítulo 12. Suma y sigue

Hola a todas!

Ya hacía semanas que no teníais noticias nuestras.

Hoy vuelvo para explicaros como ha avanzado nuestra búsqueda del tesoro hasta día de hoy.

Después de visitar varias clínicas, al final nos decidimos por una.

(Si queréis saber en qué criterios nos basamos aquí os dejamos el link de un post de publicamos al respecto).

De manera paralela, me fui haciendo varias pruebas que en la sanidad pública no me hicieron, como son la histerosalpingografía y la prueba del cariotipo genético.
La primera prueba (de nombre casi impronunciable) sirve para mirar que las trompas de falopio no estén obstruidas; y la del cariotipo, es un análisis de sangre donde se puede ver si existe alguna alteración genética que produzca infertilidad.

En mi caso, ambas pruebas salieron bien, así que respiramos más tranquilas.

Volvimos  a la carga con el tratamiento de Reproducción Asistida, después de un mes de descanso, y en la clínica privada. Los cambios son abismales, aunque no tendría porqué ser así.

Leer más