Hola a todas!

Ya hacía semanas que no teníais noticias nuestras.

Hoy vuelvo para explicaros como ha avanzado nuestra búsqueda del tesoro hasta día de hoy.

Después de visitar varias clínicas, al final nos decidimos por una.

(Si queréis saber en qué criterios nos basamos aquí os dejamos el link de un post de publicamos al respecto).

De manera paralela, me fui haciendo varias pruebas que en la sanidad pública no me hicieron, como son la histerosalpingografía y la prueba del cariotipo genético.
La primera prueba (de nombre casi impronunciable) sirve para mirar que las trompas de falopio no estén obstruidas; y la del cariotipo, es un análisis de sangre donde se puede ver si existe alguna alteración genética que produzca infertilidad.

En mi caso, ambas pruebas salieron bien, así que respiramos más tranquilas.

Volvimos  a la carga con el tratamiento de Reproducción Asistida, después de un mes de descanso, y en la clínica privada. Los cambios son abismales, aunque no tendría porqué ser así.

Sabemos por otras chicas que están en tratamiento de reproducción asistida en otras comunidades, que las cosas son muy diferentes. Pero aquí en Catalunya, de momento (esperemos que no por mucho tiempo más), las cosas están funcionando FATAL.

En un post anterior, os explicamos cómo funciona el Protocolo aquí, si queréis leerlo, aquí os lo dejo.

 

La primera IAD en la privada la hicimos sin tratamiento hormonal, según el gine, aún teniendo la endometriosis, podríamos conseguir el positivo sin necesidad de las hormonas.

La primera fue negativa. Ya sumábamos 5 negativos. Y reconozco que esta vez fue más doloroso.

Fuimos a por una segunda IAD, esta vez con tratamiento de hormonas.

Me pinché 6 días de Fostipur 75, una dosis baja en realidad, pero el folículo creció super rápido. Tenía que ser la buena.

Pero la 6ª…tampoco fue…

El fantasma de la endometriosis no paraba de rondarme por la cabeza, leí mucho sobre el tema,  según el ginecólogo aunque se reducían las probabilidades,  se podía conseguir el positivo con la IAD.

Decidimos tomarnos otro mes de descanso, porque llevábamos muchos meses y habían pasado muchas cosas mientras tanto. Necesitábamos coger aire y recargarnos.

En octubre volvimos a la carga, a por la séptima…

Teníamos claro que si el resultado no nos gustaba, cambiaríamos el método, aunque aún no lo habíamos decidido.

Yo soy muy de creer en las señales, y la 7ª IAD estuvo envuelta de señales que apuntaban a que iba a ser la definitiva.

Ya nos tocaba, ¿no?

Tenía que ser nuestro momento. Nos lo merecíamos. Ya llevábamos muchos intentos y tenía que ser la buena…

… pues se ve que no…

Y volvió el dolor, las lágrimas, los días tristes y desanimados.

Tocaba replanteárselo todo de nuevo. Parar. Recargar pilas (y también la cuenta del banco…).

Así que ahora nos encontramos en momento “break”. En espera (sin beta), deseando que pase el tiempo y volvamos a retomar el proceso.

 

¿ En qué punto estáis vosotras?

¿También estáis en la búsqueda de vuestro tesoro?

Cuéntanos, ¡tenemos ganas de leerte!

Si queréis compartir vuestra historia o conocéis de alguien que querría compartirla, rellenad el formulario de contacto o directamente enviad un email a hola@iammamas.es con el asunto “Historia de Maternidad al cuadrado”.