Hola de nuevo! Hoy vengo a hablaros de la tortícolis congénita; quizás no habéis oído a hablar sobre ello, nosotras tampoco, hasta que se la diagnosticaron a Gael. Si queréis saber de qué se trata, te animo a que leas este post.

Que el día que nació Gael fue el más feliz de mi vida, no hay duda. Que cuando lo vi, me pareció el niño más hermoso del mundo, tampoco, jajaja

Las primeras horas no podía parar de llorar y decirle a Mireia; «Es precioso, es precioso». Tenía una cara perfecta, redondita, unos mofletes regordetes…mmm, un momento, tiene la cara un poco asimétrica. Y ya me veis a mí…que soy un poco toc con el tema de la simetría; «Mireia, tiene la cara un poco deforme, no?? así como asimétrica«.

Mireia: «Qué va nena, eso es que acaba de nacer, los fórceps, y todo eso. El niño tiene la cara bien».

Y fueron pasando los días, y yo seguía viendo que un lado de la cara estaba como más alto que el otro, pero claro, debían ser los fórceps, o que el niño era así, y punto. Entonces también vino el «problemilla» con la teta izquierda…Cada vez que le tocaba mamar de esa teti, se quejaba mucho, lloraba, no acababa de engancharse…ammm claro, es que esa teti no le gusta, nos decíamos.

Pasados 9 días tuvimos la primera revisión pediátrica; y nada más verlo, la enfermera y la pediatra nos dijeron: «¿ Este niño siempre mira al mismo lado?», pues…no nos hemos fijado, pero es cierto que tiende a tener la cabeza en esa dirección, y hay una teti que no le gusta. Palparon y diagnóstico al canto; el niño tiene una «tortícolis congénita«.

Ains!! ¿Qué es eso? ¿Por qué? ¿Se cura?… las preguntas se agolpaban en mi cabeza.

¿Qué es la tortícolis congénita?

Es una patología frecuente en recién nacidos, consiste en que tienen el cuello torcido, es decir, el bebé tiene la cabeza inclinada hacia un lado y el mentón hacia el lado contrario. Es congénita porque el niño nace con ella, o se desarrolla antes de los 2 meses de vida.

¿Cuál es la causa?

La causa más frecuente es una lesión en el esternocleidomastoideo; que puede deberse a una mala posición intrauterina o un parto instrumentalizado.

¿Cómo afecta al bebé?

Si tu bebé sufre esta afectación, notarás que tiene la cabeza siempre inclinada hacia el mismo lado, y será complicado corregirlo, porque se quejará si le giras la cabeza. Si notáis esto, os recomiendo que lo consultéis con vuestro pediatra para descartarlo.

También puede que la lactancia se vea afectada, ya que normalmente les molesta mamar de uno de los pechos, ya que les duele al girar la cabeza.

El hecho de tener siempre girada la cabeza hacia el mismo lado, puede provocar un aplanamiento de la cabeza, lo que se conoce como plagiocefalia postural, que se puede prevenir y no afecta al desarrollo neurológico.

¿Cómo se trata?

El tratamiento dependerá de la severidad del problema y de la edad de vuestro peque. En el caso de Gael, lo derivaron rápidamente al fisioterapeuta del CDIAP, y nosotras por nuestra cuenta buscamos a una osteópata pediátrica para hacer un tratamiento complementario y global.

Es importante seguir siempre las indicaciones que os de el especialista. Pero funcionan muy bien los ejercicios donde se estimula al bebé al girar la cabeza hacia el lado lesionado, y también las actividades de «tummy time» (en castellano, tiempo en la barriga). Por cierto, en unas semanas os colgaré un post con ideas para hacer el tummy time, así que estad atentas!

¿Se cura la tortícolis congénita?

Casi todos los casos tienen una evolución positiva, sobre todo si el diagnóstico es precoz y el tratamiento se comienza pronto; y normalmente no suelen quedar secuelas.

Pero hay casos en los que la evolución no es tan buena como se espera y por tanto se han de hacer otro tipo de pruebas, y en casos excepcionales hay que acabar haciendo una cirugía para alargar el músculo afectado.

Espero que os haya servido este post, y os pido que le deis difusión para que otras mamás y familias conozcan esta afectación, gracias!