¿Eres de las que celebran todas las fiestas populares?

¿ Te metes en la piel cada vez que se celebra alguna festividad?

¿ Sueles celebrarlas tal y como marca la tradición? ¿o te gusta celebrarla a tu propio aire?

 

Pronto se acercan dos festividades que algunas personas consideran incompatibles, y que suelen generar alguna que otra riña familiar.

Pero ambas fiestas se asemejan más de lo que piensas, así que si te animas a personalizar las tradiciones, es el momento de que comiences a celebrar  tu “Halloweenada” particular.

En el post de hoy, te traigo 3 propuestas que pueden ayudarte a ello.

¡Allá vamos!

1.- Bat – castanya.

En la Castanyada uno de los rituales más importantes es comer castañas asadas.

Así que si ya tienes las castañas por casa preparadas para meter en el horno a asar, puedes usarlas para hacer con tus peques esta manualidad tan divertida y monstruosa.

 

 

Cartulina negra/Tijeras/Lápiz/Pegamento/Rotulador /Castañas

 

 

En 2 sencillos pasos tendrás tu bat-castaña:

– Dibuja las alas de murciélago en la cartulina y recórtala.

– Pega la castaña a la cartulina y dibuja los ojos y la boca. ¡Y a disfrutar!

(Puedes usar las castañas crudas o asadas).

 

2.-  Guirnalda fantasmagórica.

Hojas de árboles / Cuerda / Tijeras /Pintura blanca / Pincel / Rotulador negro.

 

Aprovechando que ambas festividades se celebran en mitad del otoño, hay que aprovechar los recursos que tenemos a nuestro alrededor (y  que son gratuitos).

Cuando salgas a pasear con tu peque, recoge las hojas que encontréis caídas de los árboles y cread esta guirnalda tan chula y versátil.

– Coloca las hojas atadas a lo largo de la cuerda.

– Pinta las hojas de color blanco por uno de los lados.

– Cuando estén secas, dibuja los ojos y la boca con un rotulador negro.

 

Así tendrás por un lado una guirnalda de Halloween y por el otro lado, una guirnalda muy otoñal para festejar la Castanyada.

3.- Calabazas porta panellets.

Y como no hay celebración de la Castanyada  que se precie, sin  los famosos “panellets” (dulces deliciosos de almendra y azúcar) ; tampoco hay Halloween sin el “truco o trato”.

Podéis aunar las dos tradiciones haciendo con vuestros peques estas graciosas calabazas para guardar dentro un par de panellets, y ofrecer a quienes piquen a vuestra puerta, pidiendo sus caramelos!

Papel de seda naranja / Tijeras / Lápiz / Washitape o cinta verde

– Con la ayuda de algo redondo (un plato, por ejemplo) dibuja un círculo en el papel.

– Recorta el círculo y coloca en el centro los panellets o caramelos.

– Cierra el “paquetito” por arriba, dándole un poco de forma de calabaza y coloca un trozo de cinta verde para cerralo.

 

*Si queréis acompañar estas manualidades con unos buenos cuentos y canciones, os dejo el enlace de un post super completo que publicaron 2 profes en apuros el año pasado.

Y vosotras, ¿ cómo celebraréis vuestra Halloweenada particular?