Hace 365 días que este blog vio la luz.

Una vuelta completa al sol, durante la cual, mi vida también ha ido girando.

La idea de comenzar a escribir este blog vino motivada por diferentes aspectos.

En primer lugar, porque estaba muy emocionada por el rumbo que tomaban nuestras vidas (íbamos a empezar un tratamiento de fertilidad para poder ser mamás) y sentía la necesidad de contarlo. De contarlo, pero no sólo para nosotras, sino para dejar un camino abierto para todas aquellas chicas que estuvieran, o fueran a estar en nuestra misma situación.

En segundo lugar, porque siempre he sido de mente y de culo inquieto; y el blog me iba a permitir unificar mis diferentes aficiones: la fotografía, escribir, hacer manualidades…

Desde pensar el nombre, hasta diseñar el logo y todos los elementos del blog, además de los contenidos y las fotos, ha sido una tarea super divertida y enriquecedora para mí.

 

Pero durante toda esta vuelta al sol han pasado mil cosas en nuestras vidas, como les pasa a todo el mundo.

Y estas cosas, en parte han afectado a poder cumplir los objetivos que me había marcado.

He intentado publicar a menudo, aunque a veces los días y las circunstancias (el cansancio y la tristeza, entre otras) me lo han puesto difícil, y quizás no he cumplido dicho objetivo.

Si os soy sincera, he intentado tirar la toalla en bastantes ocasiones. En dejar el blog, en dejar de contar nuestra historia,…en ocupar mi tiempo libre en otras cosas…

Pero por suerte (o por desgracia), siempre que he querido abandonarlo, ha surgido alguna cosa que me han dado la fuerza y los ánimos necesarios para no hacerlo.

De cara al nuevo año he pensado hacer algunos cambios en el blog, en añadir algunas secciones y poder estructurar aún mejor el contenido. A veces tengo la sensación de que es un poco “cajón de sastre”, realmente intento hacerlo lo mejor que puedo, os lo prometo.

Una de las secciones que personalmente más me gusta, es la de “Historias de Maternidad“, donde he publicado historias de otras mamis o de parejas de chicas que también están en la búsqueda de bebé.

Me encantaría poder publicar más historias de maternidad, así que estaré encantada de que os pongáis en contacto conmigo!

Creo que es bueno poder compartir nuestra historia, aunque sea de un modo anónimo, porque de las historias de las demás, aprendemos mucho.

Lo mejor de estos 365 días ha sido el poder leer vuestros comentarios y vuestros mails, con dudas y preguntas, con ánimos y con palabras de cariño.

Realmente, si de algo ha servido todo este esfuerzo ha sido para poder ayudar a las que habéis dedicado vuestro tiempo a leernos.

Nosotras no perdemos la esperanza, y tenemos la certeza de que algún día (esperemos que no muy lejano), encontremos a nuestro tesoro.

Y aunque el objetivo principal de este blog era explicar nuestra historia ( y ahora ese tema está un poco paradillo), seguiré con este proyecto que me aporta tanto.

 

Estoy bastante contenta de este proyecto, que para mí era todo un reto a nivel personal, para demostrarme que puedo ser constante (aunque por lo visto, tengo que mejorar, jajaja), para demostrarme que no estoy sola, que hay muchas chicas que se encuentran en el mismo camino que yo. Y que tenemos las mismas dudas, los mismos miedos y para darnos apoyo mutuo en todos los momentos que se viven en este proceso.

Gracias, gracias, gracias.

Por dejarme acompañarte durante esta vuelta al sol, y espero que muchas más.