Quedan dos días para el “día del padre”.

Y yo me he puesto un poco punky, o reivindicativa (como lo queráis llamar), para expresar mis sentimientos y pensamientos hacia este día.

Debo decir, que mi experiencia personal me ha llevado a que el día del padre nunca me haya gustado.

Mi padre ha sido un padre ausente, y recuerdo este día en el cole con tristeza. Todas mis compañeras y compañeros hacían cosas para sus padres, y yo pues…para mi abuelo o mis tíos.

No es que esté en contra de este día, bueno un poco sí. Y lo que me molesta son varias cosas.

En primer lugar, creo que no hace falta dedicar un día al año para demostrarle a tu padre cuánto lo quieres, ni tampoco a tu madre, obviamente. Pero bueno, si lo quieres y lo decides hacer, adelante.

En segundo lugar, el día del padre, siempre cae en el mismo día, 19 de marzo. El de la madre va variando…según caiga el primer domingo de mayo.

En tercer lugar, ¿qué pasa cuándo no tienes padre? ¿ cuándo tienes dos madres? ¿ cuándo tu padre te ha abandonado? ¿cuándo tu madre te trajo al mundo sin la compañía de un hombre?

Por lo que he ido leyendo estos días en las redes, hay muchos coles (por suerte), donde ya se tienen en cuentas los diferentes modelos y tipos de familias, y donde se adapta el “día del padre” a  cada situación en particular.

Yo pienso en mis futuros peques, que tendrán dos madres y no me gustaría que se sintieran discriminados por ello.
También pienso, y esto es deformación profesional, en todas esas niñas y niños que viven en centros tutelados, que a veces no tienen contacto con su familia de origen. Que tienen que pasar por el mal trago de hacer un regalo, una manualidad…a una figura inexistente.

¡¡A ver si nos enteramos ya!!

La familia no es “madre y padre” y la prole que los acompaña.

La familia es la gente que te acompaña y te apoya, que te cuida y te da cariño, que se preocupa por ti y procura tu bienestar.

No importa si son dos papás, dos mamás, un papá solo, tu madre y tus abuelos, tus tíos,…

¡Feliz día del “no padre”!