Cuando se ha de recurrir a la reproducción asistida para poder tener hijos, el momento de la concepción pierde un poco la magia.

Por eso, es importante  que la pareja haga un ritual, previo o posterior, al momento de la concepción, y dote a ese momento de la importancia que se merece.

Cuando nosotras imaginábamos el momento en la clínica, y en el recuerdo que nos quedaría del momento de “engendrar” a nuestro peque, se nos quedaba un mal sabor de boca.

Así que pensamos que era necesario poder hacer algo bonito y emblemático para recordar ese momento.

Leímos un artículo en Mama y Mami, un blog sobre reproducción asistida para mujeres, donde hablaban sobre el tema, y cogimos algunas ideas.

Nosotras quisimos crear un momento con mucho simbolismo para nosotras.

A parte de crear un ambiente muy romántico y agradable, disfrutamos de una copa (quizás la última) de vino y escuchamos música.

Yo le entregué a Mireia una caja que contenía unos elementos muy especiales en nuestra historia:

– Unas pequeñas zapatillas de bebé (cada una guardaba una desde hacía 7 años, cuando éramos amigas).

– Un cordón amarillo de la primera vez que fuimos a la India.

– Una libreta para empezar a escribir una nueva historia.

 

Lo importante es que ambas podáis decidir qué hacer, da igual lo que sea, pero que sea especial para vosotras.

Nuestros consejos:

– Estableced del momento en el que os sintáis más cómodas para hacerlo, antes o después del tratamiento de reproducción.

– Además de preparar el ambiente (velas, música, …), realizad algo simbólico, para haced ese momento aún más especial.

– Disfrutadlo a tope y grabadlo en vuestra mente como el momento en el que creasteis una vida.

 

Os animamos a compartir vuestro ritual de concepción.