Hola de nuevo

Hoy os traigo un DIY, el último que ha creado para Gael, una caja con tablitas sensoriales. ¿Os pasáis a verlo?

Ya sabéis lo importante que es que los peques estén expuestos a diferentes materiales que ayuden a estimular todos sus sentidos.

Cuanto más ricas sean las experiencias sensoriales que tengan, mayor información irán recibiendo del mundo que les rodea, y más conocimiento tendrán para desenvolverse en el mismo.

Este material se puede empezar a usar desde que el peque se interese por tocar cosas. En un principio tendréis que sostenerle las tablitas y acercarlas a sus manitas, mientras tanto podéis hablarles sobre la textura ( es suave, es rígida, blanda, áspera…). Es importante hablarle a nuestros peques, ahora se están comenzando a crear las bases para el habla, así que cuanto más les hablemos más estimularemos el desarrollo del lenguaje.

Más tarde, el peque ya será capaz de coger las tablitas y explorarlas con sus manos y con su boca. Cuando el niño ya comience a hablar, podrá ir hablando sobre cómo es cada tablita.

Este tutorial es muy sencillo y económico (ya sabéis que siempre intento que los DIYs que os propongo sean aptos para todos los bolsillos👍).

Materiales.

Podéis usar cosas que tengáis por casa (retales de telas de diferentes texturas, pasta, esponjas, lentejas, granos de café, …casi todo lo que se os ocurra puede ir en las tablitas.

El DIY es tan sencillo que os lo resumo en 3 pasos:

  • 1. Seleccionar los materiales que usaremos.
  • 2. Cortar el cartón en cuadrados o rectángulos. La medida que he usado es
  • 3. Pegar con silicona los materiales al cartón.

Y voilà! En un momento tendremos este material que podremos usar durante muuuuucho tiempo.

Yo he decidido guardar las tablitas en una caja que ya tenía, pero también podéis guardarlas en una bolsita o hacerles un agujero en una esquina y atarlas con una cuerda.

Espero que os haya gustado y que os animéis a hacerlo!

Un saludo!