Buscando el tesoro

Capítulo 8. Nadie dijo que fuera fácil

(Fotografía: La Nuit Photography)

La betaespera pasó lenta.

Nos cuidamos mucho esos días: comida sana, mimos, paseos por la naturaleza, dormir hasta que el cuerpo aguante.

Compramos unos test de embarazo online. Según decían los comentarios, bastante fiables, y capaces de detectar el embarazo en pocos días.

Mientras tanto, yo seguía midiendo mi temperatura basal cada mañana; en caso de un negativo, necesitábamos la tabla para la próxima inseminación.

37, 1 / 37,4 / 37,5 … la temperatura se mantuvo alta todos los días posteriores…

¿Estaremos embarazadas?

Leer más

Capítulo 7. Dulce espera

(Fotografía: La Nuit Photography)

El sábado 18 pusimos rumbo a la clínica bien temprano, por si pasaba algo por el camino que nos pudiera retrasar.

Fue sentarnos en la sala de espera (o mejor dicho, pasillo de espera) y los nervios hicieron aparición.  En el pasillo había más parejas de dos mujeres esperando.

Y casi una hora más tarde…sonó mi nombre por el altavoz.

¡¡Qué subidón!!

El doctor me saludó y presenté a Mireia como mi pareja, para que no la volvieran a dejar al margen.

Y pasamos al lío…

Mireia estuvo a mi lado, cogiéndome  la mano y dándome besos en la frente. Yo estaba tan concentrada en el dolor que sentía, que no escuchaba lo que iba explicando el doctor.

Aquello tan sólo duró 10 minutos. Y ahora sólo quedaba esperar…

Leer más

Capítulo 6. Caliente, caliente

Seguimos con nuestra apasionante historia…

No recuerdo el haber estado tan contenta de que me viniera la regla… Pero este mes de febrero la esperaba como loca.

Así que como me vino en domingo, esperamos al lunes para enviarla.

A primera hora, como un clavo, estaba en la copistería.  Se tenía que enviar por fax, cosa extraña habiendo correo electrónico que es mucho más rápido, pero van a su ritmo…

Primer problema, después de 20 minutos intentando enviar el fax, el señor de la copistería me dice que no le va bien :S

Así que dejo ahí mi gráfica de la temperatura basal, y le pido que me llame por teléfono en cuanto se haya enviado!

Dos horas más tarde me llama y me dice que por fin se ha enviado, y llamo corriendo a la clínica para confirmarlo.

Confirmado.

La mujer con la que hablo me dice que en dos días ya sabrán algo. Ahora a esperar (cuánta espera en este proceso, por favor!).

Leer más

Capítulo 5. La cita

¡Por fin llegó el ansiado  día!

La cita: el 10 de enero a las 10h, seguro que no se nos iba a olvidar, porque no era otra de las muchas pequeñas cosas que se nos pasan hacer…

Era nuestro día, el comienzo de una nueva etapa en nuestro camino hacia la maternidad.

Después de esperar más de una hora en una fría sala de la Fundació Puigvert, sonó nuestro nombre por megafonía (ainsss qué nervios). Nos levantamos de la silla y acudimos a la llamada temblorosas como un flan.

Y cuando vamos a entrar a la consulta, sale el ginecólogo y nos dice que hay que cambiarse de consulta porque van a ocupar la suya.

Le seguimos por todos los pasillos habidos y por haber de la clínica hasta que, por fin, llegamos a la nueva sala.

Nosotras, obviamente, seguíamos nerviosas perdidas, quizás más que antes.

Cuando entramos, nos pensábamos que nos iban a avasallar a preguntas sobre historial médico familiar y demás, pero estuvimos media hora contemplando a nuestro médico y a su ayudante intentando, sin éxito, solucionar distintos problemas informáticos.

Leer más

Capítulo 4. Escucha la llamada

Durante el mes de septiembre vinieron las pruebas.  La más fastidiosa (sobre todo para mí, Amanda), fue la de la analítica. Tuve que levantarme a las 6 de la mañana, y pasarme dos horas mirando la tele, evitando dormirme. Mientras tanto, Mireia dormía plácidamente.

Uf! qué envidia me daba la tía!

En la visita al ginecólogo para la ecografía, nos dijeron que tenía un quiste en cada ovario, pero que eran pequeños y en principio no presentaban problemas.

Después de las pruebas, volvimos a pedir cita con la ginecóloga del ASSIR, para que nos derivara a la clínica de reproducción asistida. Y la dichosa cita se hizo esperar…y durante todo ese tiempo, aprovechamos para mudarnos de piso. Necesitábamos más espacio si queríamos ampliar la familia.

Pasado un mes, a finales de Octubre, por fin volvimos a ver a la ginecóloga. En esta ocasión, la doctora se había preparado toda la información sobre el protocolo y se había informado minuciosamente.  Se preocupó por ponerse al día, y eso se agradece.

Después de revisar las pruebas y concluir que todo estaba bien, pasó a tramitar la derivación. La clínica que nos tocaba era la Fundació Puigvert.

Por lo que nos explicó la doctora la lista de espera para las inseminaciones era corta, así que en 3 meses ya deberíamos de haber comenzado.

¿ 3 meses? ¡¡ostras!! No imaginábamos que fuera tan pronto!! Qué subidón!!!

Antes de salir de la consulta, la ginecóloga nos dijo que le gustaría llevar nuestro embarazo, que le hacía ilusión, jaja, un poco como si fuéramos monas de feria. Pero como en esta ocasión se lo había preparado todo tan bien, nos pensamos en darle una oportunidad.

Bueno, ya está, ahora sólo quedaba esperar “la llamada“. tic, tac, tic, tac,…¿cuándo sería? ¿cuánto tiempo iba a tardar? uff qué desesperación…

Leer más

Capítulo 3.Mamma mia, mamma tuya

Con la decisión tomada, y seguras del camino que acabábamos de emprender, debíamos dar el siguiente paso: informar a familiares y amigas.

El tema con las amigas lo teníamos bajo control, no había nervios y las reacciones fueron las esperadas: alegría, emoción e ilusión.

Lo más complicado era decírselo a la familia.

Nuestras madres no hacía mucho que habían comenzado a digerir lo nuestro, así que la noticia iba a ser una bomba para ellas.

A la madre de Amanda le costó un poco hacerse a la idea, y nos instó a no hacernos demasiadas ilusiones, puesto que podría ser un proceso lento y duro.

Mi madre por su parte, reaccionó de una manera que nos sorprendió.

Leer más

Capítulo 2. Parada técnica

 

Pasaron semanas en las que no parábamos de darle vueltas al hecho de comprar ya “el chute”.

Teníamos unas ganas infinitas de hacerlo ¡ya!, no queríamos esperar ni un segundo más.

Pero teníamos el viaje. Un viaje a la India.  El destino donde comenzó un poco nuestra historia. El destino que fue un antes y un después en nuestras vidas, y a donde queríamos volver 5 años más tarde. Para volver a cerrar un ciclo, una etapa. Y si nos “quedábamos”, la India no era el destino ideal para ir embarazada, la verdad.

Hubo días en los que dijimos, venga va, lo pillamos y a ver qué pasa. Otros días en los que teníamos más los pies en la tierra, y pensábamos que mejor esperábamos a volver de las vacaciones.

¿Sabéis cómo se sienten los peques cuando quieren algo y les decimos que tienen que esperar? Pues así nos sentíamos nosotras (y nos sentimos aún ahora). Queríamos un bebé y lo queríamos ya.

Leer más

Capítulo 1. Donde caben 2, caben 3

 

La verdad es que no recuerdo el día exacto en que tomamos la decisión, pero calculo que fue por abril de este año.

Lo que sí recuerdo es que pasamos de querer esperar unos 5 años, a querer un bebé ya!
Quizás nos contagiase el hecho de que dos de nuestras mejores amigas hubieran sido madres hacía poco tiempo, fuera lo que fuere, nos decidimos a empezar con la “búsqueda del tesoro”.
Ay!  y qué complicado se vuelve esto de querer ser mamá cuando tu pareja también será mamá…ya sé, en realidad no es tan complicado, pero hay factores añadidos, que se han de tener en cuenta.
El 1º, el tema económico.

Para ser madres teníamos que tener unos ahorrillos, porque si no empezábamos mal. Pero bueno, hasta ahí todo bien!
El 2º, buscar qué proceso íbamos a seguir.

Y ahí la cosa se volvió más interesante. Buscar el método (entre todos los que hay), era una odisea!

Lo primero que nos planteamos fue la inseminación artificial en una clínica, un método sencillo, barato y conocido.
Pero entonces, una compañera de trabajo me habló de la “inseminación casera”,

¿la qué? 

Leer más

Iammamas ve la luz

Por fin llegó el día del estreno. Después de mucho trabajo, muchos días de ideas locas, de lo hacemos así pero al final acaba asá, después de mucho pensar… damos el salto a la blogosfera!

Nuestro proyecto nace de las ganas y la ilusión de hacer realidad uno de nuestros sueños… ser mamás.

Para nosotras, el proceso quizás será más largo y complicado, puesto que la sociedad aún no es del todo equitativa, y  algunas personas nos encontramos con más obstáculos. Pero nosotras somos fuertes y decididas, y no vamos a dejar que nada ni nadie nos trunque nuestras ilusiones.

Leer más