Hola de nuevo!

Hoy os traigo un nuevo capítulo de nuestra historia.

Un paso adelante en nuestro camino hacia la maternidad.

¿Quieres leerlo?

¡Adelante!

 

Recapitulando…

El mes de octubre fue nuestra última y más dura betaespera.

Con 7 negativos a nuestras espaldas, debíamos plantearnos un cambio de rumbo.

 

Aún no todo estaba perdido, seguían habiendo opciones para conseguir nuestro sueño. Eso sí, más costosas y más intensas (sobre todo a nivel de medicación).

 

Cuando se trata de una pareja de dos mujeres, hay una pregunta tentadora y recurrente, que a mi parecer, es poco apropiada.

¿Y por qué no cambiáis y gesta Mireia?

No sé qué pensáis sobre esto, pero en mi caso, no creo que sea una cosa que se pueda decidir o cambiar a la ligera.

En primer lugar, porque por el hecho de ser dos mujeres no quiere decir que las dos tengan la necesidad y el deseo de gestar.

Y en segundo lugar,  porque cuando una tiene el deseo de gestar, no es tan sencillo renunciar a ello.

 

En nuestro caso, estaba claro (el ginecólogo nos había informado) de que teníamos que pasar a Fecundación In Vitro básicamente, porque cuando hay endometriosis, la calidad de los óvulos disminuye y además las trompas suelen estar afectadas.

 

Durante estos meses hemos hablado mucho entre nosotras. Hemos puesto las cartas encima de la mesa y hemos planificado un”cambio de planes”.

 

Podíamos elegir entre dos opciones, una FIV o un ROPA.

Y claro, la idea de que las dos pudiéramos formar parte del proceso y de que el futuro “tesoro” llevara algo de cada una era la idea que más nos apetecía.

Estaba decidido, el siguiente paso era hacer el ROPA, con Mireia como mamá donante y yo (Amanda) como mamá receptora.

Fuente: www.reproduccionasistida.org

 

Por si alguna desconoce en qué consiste el método ROPA, os explico cuatro cosas:

 

  El método ROPA no es más que una fecundación in vitro que se lleva a cabo con dos mujeres,

en concreto, una pareja de mujeres que esté casada. 

Una mujer de la pareja, normalmente la más joven o la que tiene mejor reserva ovárica,

dona los óvulos a su mujer que es quien los gestará. La mujer que los gestará debe tener una buena cavidad uterina. 

Es el método de reproducción asistida más de moda entre parejas de lesbianas,

puesto que las dos mujeres pueden aportar algo a la futura criatura que nacerá. 

 

*Si queréis saber más información, podéis visitar el siguiente artículo.

Jana y Vero de Oh!Mamiblue también han explicado su experiencia con este método en su blog.

 

La verdad que nosotras teníamos la esperanza de haber podido conseguir el embarazo con una IAD.

Pero ahora que debíamos de recurrir a otro tratamiento, y puesto que la FIV y el ROPA no tienen mucha diferencia a nivel de precio, decidimos que el método ROPA era una opción más bonita, en la que las dos estábamos implicadas desde el inicio.

Así que estamos en este punto, pronto os contaremos más cosas.

¿ En qué punto estáis vosotras?

Si queréis compartir vuestra historia o conocéis de alguien que querría compartirla, rellenad el formulario de contacto o directamente enviad un email a hola@iammamas.es con el asunto “Historia de Maternidad al cuadrado”.