A veces a la tercera no va la vencida.

Nosotras teníamos mucha esperanza en que fuera la buena, pero no lo fue.

Y después de 3 IAD fallidas…empiezan a surgir los miedos, las dudas, la frustración…

Soy consciente de que quedarse embarazada no es tan fácil (al menos en todos los casos), pero supongo que una nunca imagina que a ella le vaya a costar.

Al menos yo pensaba eso, pensaba que sería a la primera o a la segunda…pero se ve que no.

Y mes a mes, los ánimos van flaqueando.

Hay días de todo, de esperanza y de ganas de seguir; pero hay momentos duros, y surgen los conflictos en la pareja, porque se genera mucha tensión y estrés.

Pones tanta ilusión en cada intento, que cuando aparece el negativo, te desinflas y te quedas vacía.

Te haces muchas preguntas…¿seré fértil?, ¿funciona este tratamiento?, ¿estamos haciendo algo mal?

Para las que no lo sepáis, mi chica y yo estamos realizando el tratamiento de de reproducción asistida por la Seguridad Social en Catalunya.

En nuestro caso, no se ha detectado ningún problema de fertilidad (por el momento).

Por lo que hacemos ciclos naturales de IAD (Inseminación Artificial con semen de Donante). Es decir, no hay estimulación ovárica con hormonas.

Según lo que he leído en las redes y tengo conocimiento, aunque las hormonas no son muy buenas, ayudan a conseguir el ansiado positivo.

En el protocolo ha tratado de preservar el hormonar a la mujer si no es necesario, pero no sé si es mejor no hormonarte y tener que ir a la clínica 2 veces por ciclo, a que te inseminen como a una vaca.

Sinceramente no sé si se está gestionando de la manera más adecuada posible.

En primer lugar, porque algunas de las personas que te atienden no sé si están muy de acuerdo con el hecho de atender a parejas de chicas.

A veces sueltan comentarios desafortunados como: “es que de vuestro colectivo hay muchas”, “han querido tenerlas a todas contentas y luego no se sabe si habrá dinero para pagar los tratamientos”.

En segundo lugar, te cuentan poco, es decir, si no preguntas las cosas, casi ni te explican.

En tercer lugar, las técnicas para controlar la ovulación son un tanto cuestionables o poco fiables.

La tabla de la temperatura basal del mes anterior, puede servir para controlar la ovulación, pero si se complementa con otra cosa, un test de ovulación o una ecografía.

Pero van a saco, a lo barato, y entones pasa que te hacen una IAD cuando ya has ovulado y no te sirve para nada.

Y sinceramente, no es que sea un proceso super agradable como para tener que hacerlo y que no vaya a servir.

 

Es mi opinión, a día de hoy, que estoy un poco cabreada y frustrada, de que este proceso se esté haciendo tan largo.

Dicen que la esperanza es lo último que se pierde, y tengo esperanza, por suerte. Pero hay días en los que flojeo y  lo veo todo gris.

Pero bueno, vamos a por la cuarta!