Os traemos la segunda entrega de las actividades para peques.

Para que no os aburráis en casa, os proponemos 5 sencillas actividades para hacer con vuestros peques de 6 a 12 meses.

Todas las actividades se han de adaptar a los peques, siempre respetando el ritmo individual de cada uno. 

Esperamos que disfrutéis de las actividades que os proponemos, y si os animáis, esperamos vuestras fotos y/o videos en Instagram con el hastag #iammamasrecursos

Los escondites

¿Cómo hacerla?

Consiste en jugar al escondite en diferentes versiones. Puedes esconderte tú detrás de tus manos, o detrás de telas de diferentes texturas (algodón, nylon, o cualquier otra). Otra versión sería, esconder algún juguete de tu peque debajo de una mantita, y después destaparla para que lo vuelva a ver.

Hay muchas versiones de esta actividad que puedes hacer, sólo imagina e inventa!

¿Con qué hacerla?

Necesitarás algún objeto familiar de tu peque y una manta, o telas de diferentes texturas, que pueden ser prendas de ropa que tengas por casa.

¿ Por qué hacerla?

Esta actividad ayuda a tu peque a estimular sus recientes habilidades de comunicación, y también la permanencia de objeto, es decir, las cosas y las personas siguen existiendo, aún cuando no las pueda ver.

¡Pompas por el aire!

¿Cómo hacerla?

Coloca a tu bebé tumbado, o sentado y sopla las burbujas. Observa cómo sigue las burbujas y cómo reacciona ante ellas, ¿intenta tocarlas?, ¿se mueve para perseguirlas? A los bebés les encantan las burbujas! Anímale a tocarlas y a aplastarlas.

¿Con qué hacerla?

Necesitarás un bote para hacer pompas, también se puede hacer casero, pero hoy día los venden a un precio muy asequible. Para hacer el líquido de burbujas tienes mil recetas en Internet, además venden productos no tóxicos en algunas tiendas. Está la opción de hacerlo con champú de bebés, para que no le haga daño a los ojos si les cae alguna burbuja.

¿ Por qué hacerla?

Con esta actividad ayudas a que tu peque aumente el conocimiento del medio y su coordinación óculo-manual; además cuando aplasta las burbujas, están aprendiendo el concepto de causa-efecto.

 

Rueda, rueda.

¿Cómo hacerla?

Crea una pequeña rampa en casa y enseña a tu bebé a rodar la pelota por ella. Déjalo que lo haga él, y ayúdale si ves que lo necesita. Prueba a hacer rodar diferentes objetos (pelotas pequeñas y grandes, coches, …).

¿Con qué hacerla?

Necesitarás algo para hacer la rampa, una tabla de madera o de cartón, y una pila de libros para apoyarla, por ejemplo. Haz la rampa, de tal manera que tu peque llegue sentado a la cima.

¿ Por qué hacerla?

Con esta actividad estás ayudando a tu bebé a construir el control del torso y aumentar la fuerza de la parte superior de su cuerpo. Además, ayuda a mejorar la confianza en sí mismo, al darse cuenta de que puede hacerlo.

Camino de texturas.

¿Cómo hacerla?

Si tu bebé ya gatea, puedes crear un camino con diferentes texturas por el que pueda pasar. Puedes poner almohadas y cojines, además de telas con diferentes texturas (suaves, ásperas,…).

¿Con qué hacerla?

Sólo necesitarás cosas que tengas por casa, y que puedan hacer de este camino de texturas, una actividad sensorial divertida. Puedes poner cojines, almohadas, telas, alfombras,…

¿Por qué hacerla?

Con esta actividad, tu peque estará despertando sus sentidos, al mismo tiempo que fortalece la parte superior de su cuerpo y construye las habilidades de planificación motora.

Rebozado de harina.

¿Cómo hacerla?

Coloca en el suelo una bandeja con harina de maíz, luego coloca a tu bebé preferiblemente sólo con el pañal o desnudo.

Pon a tu peque cerca de la bandeja y anímale a experimentar con ella. Puedes hacerlo tú primero. Deja que experimente con el tacto de la harina, juega con él y acaríciale con las manos llenas de harina.

¿Con qué hacerla?

Necesitarás una bandeja lo más plana posible y harina de maíz.

¿ Por qué hacerla?

Esta actividad le ayuda a descubrir nuevas sensaciones y texturas, al mismo tiempo que desarrolla su inteligencia y fomenta el movimiento de sus manos y dedos.