Quedan sólo dos días para que se celebre Sant Jordi, ¡la tradición catalana que más me gusta!

Para quien aún no la conozca, aquí te dejo un enlace donde puedes leer más sobre este día.
Nosotras os proponemos 2 sencillas propuestas para hacer con vuestros peques.

Como veréis son muy fáciles, al alcance de todas!

Se trata de un punto de libro con forma de rosa y de un dragón muy divertido, que hará las delicias de los más peques de la casa.

Para estos DIYs podréis contar con la ayuda de vuestros peques, en mayor o menor medida, dependiendo de la edad y su nivel de desarrollo.

¿ Vamos al lío? 

Materiales

 

Pintura roja y verde

Pincel

Tijeras

Pegamento

Palitos de polo (verdes o sino los pintáis)

Rollo papel higiénico

Ojitos

Pompones

Papel de seda (rojo, amarillo y naranja)

Para el Dragón…

 Pintar el rollo de papel con pintura verde, con una o podéis mezclar para conseguir un efecto más de piel de dragón.

Cortar trozos alargados del papel de seda,  y engancharlos por dentro, en una de las aperturas del rollo de papel.

Poner los ojos y los orificios de la nariz con los pompones.

Soplar el fuego de este dragón!!

Para el punto de libro de Rosa…

 

Tan sólo has de pintar la mano de tu peque con pintura roja y estamparla en una cartulina (preferiblemente blanca).

Recortar las manita y engancharla a un palito de polo verde o color madera. Podéis añadir unas hojas, y dejar un mensaje en el tallo.

Y ya tienes un recuerdo precioso para regalar en Sant Jordi!

 

Aquí os dejo unos enlaces para que os hagáis una idea del resultado.

 

¡¡¡Un feliz Sant Jordi a todas!!!